• Roya

Lenguaje inclusivo como protesta.

Actualizado: 8 may

Desde que se hizo conocido, es tendencia el rechazo al lenguaje inclusivo. En redes sociales, medios de comunicación, eventos públicos, entrevistas a celebridades, y prácticamente cualquier medio de difusión y con material de discusión, ha habido cabida para opinar sobre el tema, pero ¿cómo se aborda normalmente?


Como cualquier opinión conservadora que “discute” una tendencia alternativa, progresista y que aboga por lo diverso (hago énfasis en las comillas de “discute” porque no suele ser una discusión, sino una opinión unilateral y burlesca), no se hace el mínimo esfuerzo por mencionar los detalles o el por qué de la propia tendencia, sino que sólo enfatizan en el rechazo mayoritario o del común hacia esta.


Es muy fácil entrar en el negacionismo que, históricamente, ha rechazado de forma sistemática cualquier alternativa a lo que dicte la tradición. Me pregunto si esas personas que cuestionan los sistemas económicos y políticos tradicionales, y que se cierran de forma obtusa al lenguaje inclusivo, se darán cuenta de que adoptan las mismas actitudes de lo que tan acérrimamente critican.


Dentro del marco del paro nacional vimos protestas masivas en contra de un estado opresivo y corrupto que se ha valido de las mismas formas para gobernar desde hace décadas. La crítica residía en lo tradicional, en el conservadurismo. Anti-uribistas, antifascistas, personas de izquierdas y de centro, en general personas insatisfechas y cansadas de injusticias históricas salieron a las calles para manifestarse en contra de este sistema. Las protestas tenían como propósito tácito incomodar, ya sea bloqueando el tráfico, haciendo ruidos con cacerolas, cantando arengas anti-sistemas, o iniciando enfrentamientos con las autoridades que desde siempre han ejercido una violencia perseguidora e impune.


Y es que la principal característica de la protesta es la incomodidad, sacar de la zona de confort a civiles de todas las clases para que cuestionen lo que es costumbre en una sociedad acostumbrada a la corrupción, al abuso y a la estigmatización.

Así que, si usted apoya las manifestaciones antisistema, las marchas, los bloqueos, los mítines, los conciertos, las arengas; debería entender el carácter transgresor de quienes adoptan formas diversas de expresión, porque sus necesidades y contextos, precisamente, transgreden el español tradicional, porque no hay nada de tradicional en lo sexualmente diverso.


Ahora, si para usted la desigualdad social, la falta de financiación y abandono por parte del Estado, las hegemonías y personajes corruptos son tan evidentes y obvios, que considera idiotas a quienes no lo logran notar y se creen superior por eso, entonces, ¿por qué usted se considera superior frente a una persona que adopta una postura ideológica y de rechazo frente al evidente y obvio sistema binario que cataloga, estigmatiza y violenta a quienes no hacen parte él? Usted peca por lo mismo que critica, compañere.


Preguntémonos el por qué de las cosas, en lugar de asumir posturas negacionistas, godas y horribles frente a lo que no comprendemos, porque esa actitud generalizada ya mucho daño le ha hecho a la lucha social.


 

Nota de equipo Caribeñxs: Este blog es un espacio digital seguro para llevar a cabo la labor de comunicar, opinar, informar y dar visibilidad a nuestras habilidades. Si deseas participar, envíanos tu propuesta a caribenxs@gmail.com


60 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo